Cómo elegir al Beneficiario de tu seguro de vida

Escrito por Equipo de redaccion de MV Aseguradores el . Posteado en Noticias

elegir-beneficiario-seguro-vida

Elegir un beneficiario de tu póliza en el Seguro de vida es una de las partes más importantes del proceso de solicitud y contratación. Después de todo, la razón por la que se adquiere es tener cobertura para proteger financieramente a tus seres queridos, en MV Aseguradores queremos hablarte sobre este tema, y ayudarte a tomar la decisión más acertada.

La cuestión del Beneficiario en el Seguro de Vida

Pero es una cuestión tan obvia como necesaria. En nuestra póliza de vida se debe incluir la figura del Beneficiario si no queremos que los capitales de la indemnización vayan directamente a los herederos legales. Esto cobra especial relevancia cuando estas dos figuras no son la misma persona o personas.

Si bien esta elección puede parecer un tema bastante sencillo, los errores se cometen más a menudo de lo que nos gustaría y causan problemas significativos haciendo incurrir a posteriori en gastos innecesarios. Peor aún más, se puede aumentar la tensión de la situación, ya de por si complicada, entre tus seres queridos.

Debido a que el propósito de MV Aseguradores es que estés preparado para cuando llegue el momento de tomar una decisión cuando contrates o renueves tu seguro de Vida vamos a contrate en este artículo todo lo que necesitas saber para evitar errores cuando vayas a nombrar un beneficiario en tu póliza.

¿Qué es un beneficiario?

Vamos a empezar por lo básico. Un beneficiario es la persona que se nomina en la póliza y que recibirá el pago de la indemnización cuando ocurra el riesgo, es decir, fallezca el asegurado. También es posible nombrar a más de uno, pero si decides hacerlo, deberás designar la cantidad o porcentaje que va a cada persona que nombres.

¿A quién debes nombrar como beneficiario?

La mayoría de la gente suele incluir a su cónyuge, pareja, hijos, padres y / o cualquier persona que dependa de ellos financieramente, como beneficiario. En algunos casos, los seguros de vida son contratados porque de una manera u otra, nuestra entidad bancaria nos “obliga” al contratar un préstamo hipotecario. Ocurre que la indemnización se debe destinar a pagar dicho préstamo en caso de fallecimiento del asegurado.

Es una buena idea nombrar tanto un beneficiario primario y un segundo beneficiario pero referido y en caso de contingencia. Por ejemplo, si el primario es nuestro cónyuge y sufrimos un accidente juntos, como de automóviles o de motos, el designado secundario sería la persona que recibiría el importe de la indemnización.

Como es lógico, para la declaración del beneficiario en la póliza se hace necesario aportar la documentación correspondiente como es el documento nacional de identidad para realizar una copia y adjuntarlo a la documentación de la contratación de la póliza.


Después de leer parte del artículo seguro que te han surgido dudas. ¡No te quedes con ellas! Nuestros Asesores estarán encantados de resolverlas

Si quieres te llamamos: Contacto


Errores comunes en la designación del Beneficiario

  • No decirle a alguien que es el beneficiario. Si bien esto puede parecer poco menos que sorprendente, es una situación que se da muy a menudo. A nadie le gusta hablar o incluso pensar en la muerte y por no hacerlo a veces se evitan estos temas. Debes asegurarte de que la persona sabe que ha sido designado como tal y las condiciones de la póliza.
  • El nombramiento de un menor como beneficiario. Legalmente un niño menor de 18 años no pueden acceder a una indemnización por fallecimiento del titular del seguro de vida. Si no ha nombrado un tutor legal o nombrado a un fideicomiso para administrar el dinero, un tribunal se encargará de distribuir el capital tornándose la situación en muy complicada. Hay algunas maneras de lidiar con esta difícil situación. La solución más sencilla es establecer los tutores legales en caso de ausencia de los padres. Esto asegura que el niño reciba la indemnización económica a través de sus tutores o guardarlo hasta que éste sea mayor de edad.
  • Olvidar actualizar los beneficiarios. Al igual que con los capitales es conveniente revisar cada “X” tiempo quién es el designado. Nuestra vida y responsabilidades cambia con los acontecimientos de la vida. Por este motivo se hace necesario tener en cuenta la figura del beneficiario en relación con estos grandes cambios. Los errores comunes incluyen: información de contacto incorrecta, la inclusión de un ex cónyuge, o la inclusión de un tutor legal cuando un niño ya no es menor de edad.
  • Suponer que la última voluntad cubre todos los cambios. La póliza del seguro de vida es un contrato legal, lo que significa que los términos que figuran en ella son los que entrarán en vigor si tu falleces. Tu Voluntad no controla ni influye en la ejecución del contrato de seguro. Por ejemplo, si en tu testamento se nombra como designado a tu cónyuge actual y en la póliza del seguro de vida aparece tu ex pareja como beneficiario, la indemnización económica por fallecimiento se pagará a tu “ex”. Lo mejor es evitar esta situación potencialmente incómoda (o injusta) por completo mediante la revisión cada cierto tiempo de tus designaciones como beneficiarios.
  • No tener en cuenta la fiscalidad de la prestación. En nuestro país las prestaciones derivadas del seguro pueden ser objeto de diferentes impuestos, dependiendo de varios factores: Cuando el tomador del seguro no es la misma persona que el beneficiario, la tributación corresponde al Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Cuando el tomador del seguro sí es la misma persona que el designado, la tributación corresponde al IRPF.

El propósito de la contratación de un seguro de vida es proporcionar seguridad financiera para tus seres queridos y una parte clave de es asegurarse de que se distribuye correctamente a la persona o personas que designes como beneficiario.

Es importante tratar la designación con tu Corredor de Seguros para evitar que por defecto se incluya la coletilla “herederos legales” como beneficiarios.

También es importante que esta asignación se haga con los datos exactos que permitan identificar perfectamente a esta persona que has elegido como tu beneficiario en el seguro de vida.

Por último, recuerda actualizar periódicamente quién es la persona designada en función de los cambios importantes que surjan en tu vida.

Seguros de Comercios: Todo el mundo vende
Seguros de Decesos: Investigaciones de cómo vencer a la muerte

Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Acepte nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Seguros de Decesos: Investigaciones de cómo vencer a la muerte

En MV Aseguradores, especialistas en Seguros de Decesos te hablaremos de las investigaciones de cómo vencer la muerte, nos sumamos...

Cerrar