Impulsando la inteligencia emocional en el trabajo

Escrito por Equipo de redaccion de MV Aseguradores el . Posteado en Noticias

inteligencia emocional Todo el mundo, desde los mejores oradores a los principales líderes de empresa o un representante de servicio al cliente, puede aprovechar la Inteligencia Emocional en el trabajo (IE) para construir conexiones más fuertes y más profundas entre él y su audiencia. En MV Aseguradores te contamos cómo.

Analizando la Inteligencia Emocional en el trabajo

Piensa en los mejores oradores empresariales motivacionales que hayas escuchado nunca. ¿Qué los hace tan especiales? ¿Fue el mensaje que estaban transmitiendo, historias que contaron para ilustrar su punto, o era su manera de hablar? Tal vez fue la forma en que se conectaron con el público -podían "leer" a las personas que estaban delante de ellos y conectar durante su discurso de presentación-.

Ahora piensa en la última vez que has muy dentro de una conversación, sintiendo que realmente has conectado con la otra persona. ¿Cómo captaste su atención? ¿Cómo transmitiste tus pensamientos de forma clara, y viceversa?. En ambos casos, lo más probable es que se diera alto nivel de inteligencia emocional en las conversaciones.

La "IE", es la capacidad de identificar y gestionar las propias emociones y las de los demás, un factor esencial en la comunicación efectiva. La IE normalmente requiere de tres habilidades que se pueden aprender.

  • Una mayor conciencia emocional
  • La capacidad de aprovechar las emociones para la resolución de problemas, y
  • La gestión y la regulación emocional, tanto en uno mismo y los demás.

A pesar tus experiencias pasadas, que pueden afectar a tu dominio de la IE, con trabajo, motivación y la mentalidad adecuada, conseguirás ampliar tus conexiones razonar de manera empática. Si realmente quieres aprovechar el poder de las emociones en la comunicación te contamos las maneras de potenciar realmente tu IE.


Seguros para Empresas y Autónomos

MÁS INFORMACIÓN


Evita a los negativos, empezando por ti

En cualquier situación de negocios o personal, antes que nada, debemos asegurarnos de que estamos preparados para manejar nuestras propias emociones negativas. Los malos sentimientos pueden nublar el juicio y abrumarnos, por lo que su gestión es una cuestión de pensamiento positivo. El aprovechamiento de esto en el trabajo es de gran utilidad dado que vivimos este tipo de situaciones con demasiada frecuencia.

La solución pasa por tratar de considerar los motivos de la persona que ha provocado esa reacción en nosotros. Por ejemplo, si estás esperando a que alguien te responda a un correo electrónico, no fijes tus pensamientos en el hecho de que no haya respondido en el plazo de tiempo que querías. En su lugar, imagina las razones por las que se ha podido retrasar y considera las acciones y comunicaciones futuras para garantizar que obtienes el trabajo que necesitas en el momento oportuno.

Haz conexiones

Toda la experiencia humana es parte de un proceso más amplio que utilizamos para aprender y evolucionar, y la única manera de hacerlo es creando conexiones dentro de nuestros procesos mentales. En los momentos en los que luchas con tus sentimientos, da un paso imaginario, lejos de lo que te preocupa y piensa de nuevo en otros momentos similares en tu vida.¿Es el problema actual en tu trabajo algo asociado con problemas persistentes del pasado, o se trata de algo nuevo?

La identificación de estos problemas recurrentes o como nuevos sentimientos pueden ayudar a encontrar la manera de superar las emociones negativas. También pueden ayudarte a ser más productivo ya que seremos capaces de identificar y evitar los bloqueos mentales frustrantes.

En la misma línea, trabaja para conectar tus sentimientos con tus pensamientos. Desconectarte de tus sentimientos e intentar descubrir lo que piensas acerca de ellos. Una vez que te hayas distanciado, utiliza tu lógica para establecer exactamente por qué te sientes como te sientes, y lo que esto significa.

Confiar en los demás

Todos tenemos personas en quienes confiamos que nos conocen tan bien como lo conocemos nosotros mismos. Cuando usted está luchando con sus emociones, no tenga miedo de llegar a uno de esos amigos o familiares para pedir lo que están viendo en ti. Lo mismo se aplica para la solución de problemas en el trabajo. A menudo, sólo se necesita una opinión externa para trabajar a través de lo que está pasando en su cabeza - y discusiones abiertas sobre temas personales es una buena práctica para perfeccionar las habilidades de expresión oral y de compromiso interpersonales. Stephen MR Covey es el líder de pensamiento superior sobre este tema y sus libros sobre la confianza, "velocidad de la confianza" y "Smart Trust" proporcionan una excelente cobertura en este importante conjunto de herramientas.

No actuar demasiado rápido

Ya sea que estés interactuando con un colega o en tu propio diálogo interno, no te precipites. Respeta a los demás permitiendo que otros puedan terminar de expresarse sin interrumpir y respétate a tí mismo al completar tus líneas de pensamiento.

Nunca se sabe lo que alguien podría llegar a decir, o lo que podría estar a punto de concluir. Esto será muy útil cuando se habla de cuestiones de trabajo con un compañero. Cuanto más se llegue a entender sus metodologías y procesos, más fácil será trabajar juntos de manera efectiva en lugar de tener posiciones enfrentadas.

Hacer el trabajo divertido y desafiante

Se trata de convertir situaciones de alta presión, tales como alcanzar los objetivos en ventas, hacer una presentación delante de un equipo ejecutivo o enfrentarse a un nuevo proyecto, como un reto divertido y no una amenaza. Cuando vemos una situación como una amenaza, nuestro cuerpo entra en modo de lucha o huida, y nuestro pensamiento lógico se deteriora. Sin embargo, si consideramos la situación como un reto apasionante, esto se traduce en entusiasmo y nos permite lograr un mayor potencial.

En caso de duda ... respira

Situaciones en el trabajo tales como tener conversaciones difíciles o una entrevista dura pueden crear sentimientos de ansiedad. Cuando experimentamos ansiedad, nuestra respiración se vuelve más superficial y llega menos oxígeno a los órganos vitales como el cerebro. Si bien no podemos controlar muchas partes de nuestro sistema nervioso autónomo, como la digestión, la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal, lo único que podemos controlar es nuestra propia respiración consciente.

Para ello te proponemos practicar la siguiente técnica de respiración durante 2 minutos cada noche durante una semana, o en cualquier momento durante la jornada laboral si te sientes ansioso o estresado:

  1. Inhala por la nariz, profundamente, expandiendo tu estómago hasta contar cuatro.
  2. Mantén esa respiración también durante cuatro segundos.
  3. Exhala lentamente por la boca, por completo, contrayendo el estómago durante cuatro segundos.
  4. Mantén la respiración en vacío otros cuatro segundos.

Mediante la práctica de estos pasos, en tu vida cotidiana, seremos capaces de aumentar nuestra propia inteligencia emocional en el trabajo. Y dado que las personas con alta IE son a menudo los más fuertes, más que las personas con elevado coeficiente intelectual, sólo te traerá cosas buenas a tu trabajo también.

Si deseas seguir nuestras próximas publicaciones puedes unirte a nuestra comunidad de Facebook. ¡No te lo pierdas!
Seguro de Decesos y testamento
Consejos de verano para propietarios de negocios

Etiquetas:,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Acepte nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Más en Empresa
Consejos de verano para propietarios de negocios

El año escolar está llegando a su fin, la temperatura va en aumento y los cines al aire libre están...

Cerrar