Seguros de Comercios: Todo el mundo vende

Escrito por Equipo de redaccion de MV Aseguradores el . Posteado en Noticias

seguros-de-comercios (1)

En MV Aseguradores especialistas en Seguros de Comercios partimos de la premisa de que “todo el mundo vende”, otra cosa es que lo llamen así o no. No hay un hilo de ropa que llevemos, una gota de café que estemos bebiendo o una silla en la que estés sentado que no haya sido vendido o vendida a alguien.

Consejos de venta de Seguros de Comercios

Pero ¿cómo aprovechar al máximo nuestras capacidades, situación privilegiada con el cliente y el contacto directo para incrementar las ventas y obtener el máximo provecho de nuestra actividad comercial (tu equipo incluido) en nuestros establecimientos? Pues con los consejos que te vamos a dar a continuación. ¡Aprovéchalos!

Ajustar las expectativas

Antes de que el reloj de marque la hora de apertura o incluso de pie, en la puerta de tu comercio, debes parar y hacer una comprobación de las expectativas de lo que va a deparar el día. ¿En qué te debes concentrar? ¿Cómo van a entrar los clientes en la tienda, amables, hostiles, rápidamente y a lo suyo? ¿va a ser un día próspero en el que vas a ayudar a tus clientes a resolver necesidades con tus productos? Un viejo profesional de las ventas solía decir: "Basura entra, basura sale" se trata parar a analizar lo que vas a escuchar o ver antes de entrar por la puerta y evitar la trampa que supone una visión negativa de tu actividad comercial.


¿Crees que el Seguro de tu Comercio tiene más o menos Cobertura de la que realmente necesitas? ¿Crees que estás pagando demasiado? Eso es porque no tienes un Asesor especializado al lado tuyo.

Consulta con nuestros asesores tu actual seguro de comercio, es gratis!!! 

Que me llamen


Somos lo que parecemos

Sí, seguro que puedes usar zapatillas de deporte mientras estás en la tienda, son mucho más cómodas, pero a no ser que tu actividad sea la de vender prendas deportivas, no deberías. Es hora de dejar de ser perezoso y vestirse por completo, de la cabeza a los pies para presentarse delante de los clientes lo más impecable posible. Vamos a mostrar a los demás y a nosotros mismos un poco más de respeto. Nuestra imagen, cómo atendemos a los clientes es la imagen que proyectamos de nuestros productos o servicios a los clientes. Una imagen pobre se interpreta como productos nada serios.

Piensa cuando vas a un restaurante y ves a los camareros con manchas en la ropa o los baños sin limpiar desde el 2015. ¿Qué piensas?

Somos los que decimos

Es un hecho que nos gusta hablar de la gente. Desde las historias más locas que hemos visto en las redes sociales hasta una crítica a un famoso que ha salido en televisión. El chisme (sobre la vida de los otros) es más popular que nunca. El peligro es que se trata de un lugar donde nos sentimos mejor con nosotros mismos a expensas de la crítica a otros. Eso es lo opuesto a la venta. Nosotros debemos sentirnos mejor porque alguien entra en nuestra tienda y le ayudamos con nuestros productos. Ahí está la satisfacción.

No juzgues antes de tiempo

Lo sé, esto es duro, pero no se puede juzgar un libro por sus tapas como tampoco a un cliente por su ropa, aspecto o forma de hablar. Lo hacemos de forma automática y acabamos decidiendo quién es digno de nuestros esfuerzos, es más, hasta aventuramos qué va a comprar (mucho, poco o nada) solo por su forma de abrir la puerta del negocio. Este error es muy común y hace que perdamos oportunidades de venta por nuestros prejuicios o preconcepciones.

Estás para servir

Los Caballeros de la mesa redonda se arrollidaban como un acto de servidumbre a su Señor o Rey. Era un signo externo para presentar respeto y mostrar estar dispuesto a servirle. El acto de servir se remonta a los tiempos bíblicos y se menciona en toda la literatura como uno de los regalos más grandes de la humanidad. En el sector minorista en este momento, muy a menudo, tenemos empleados que actúan como el Rey o la Reina, mostrando al cliente que están “regalando su favor” por atenderles.

No se trata de llevarlo a los extremos de la Edad Media sino de actualizar el concepto de servir al cliente porque ellos son los Reyes, son los que van a comprar en nuestra tienda, son los que nos hacen subsistir e incrementar los ingresos. Esto vale para ti como jefe de un equipo de personas y para tus empleados de cara al cliente.

Conocer los números básicos

Empieza a contabilizar (de memoria si quieres) el número de clientes que entran por la puerta cada día y el número de ventas e importes que haces. El segundo cálculo es contabilizar por el personal que tengas vendiendo en cada turno (si hay cambios de turno mucho mejor porque eliminas la variable jornada). Ya tienes los cálculos de unas semanas, unos meses y empezarás a ver la luz con la estacionalidad de las compras, la eficacia de la mañana o la tarde o de los propios empleados individualmente.

Vender algo que odias

Encuentra la cosa más fea de tu tienda que puedas. Esto no debería ser difícil. Ahora encuentra cinco cosas positivas sobre ese producto, el "que tiene". Ahora debes enlazarlas con el beneficio para el cliente, el "para que". Lo que vas a encontrar es que una vez que renuncies a tus supuestos y prejuicios personales, puedes encontrar varias cosas para crear argumentos convincentes de por qué un cliente debería comprar ese artículo.

Dejar de vender lo fácil

Claro que tiene un 30% de descuento y una financiación al 0% durante X años. ¿Pero eso es vender? Algo así como que se vende solo - usted no está estirándose.

Estar dispuesto a arriesgar la venta

A veces, las cosas no van bien. El cliente está en desacuerdo con tus argumentos y sientes como si estuvierais en universos diferentes. A veces un argumento que corte el proceso, que saque a la luz de que no os estáis entendiendo y que proseguir puede ser una pérdida de tiempo para ambos, es la solución. Pueden ocurrir dos cosas: Una, que el cliente reaccione y levante sus bloqueos por el riesgo de perder tu atención y servicio; Dos, que realmente nunca ha estado interesado y tu dejas de “perder” tu valioso tiempo para dedicárselo a otro cliente.

Esperamos que puedas aprovechar estos consejos de seguros de comercio sobre las ventas y estaremos encantados de escuchar los tuyos como profesional de las ventas en comercios. Puedes dejárnoslos en comentarios o en nuestra comunidad de Facebook .

¡Buena venta!
Los riesgos de la nieve y el coche autónomo
Cómo elegir al Beneficiario de tu seguro de vida

Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Acepte nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Cómo elegir al Beneficiario de tu seguro de vida

Elegir un beneficiario de tu póliza en el Seguro de vida es una de las partes más importantes del proceso...

Cerrar