Consejos al contratar un seguro de salud

Contratar un seguro de salud por primera vez se puede convertir en una decisión compleja. Son muchos los puntos que hay que considerar y decidir antes de hacerlo. Por ese motivo, en ocasiones se necesita del asesoramiento de expertos en el tema. Hoy en el Blog de MV Aseguradores te damos algunos consejos sobre este tema.

¿Qué es una póliza de seguro de salud?

Antes de decidir algunos elementos importantes, hay que conocer qué es la póliza de un seguro de salud. Nos referimos a un tipo de servicio que es complementario al de la Seguridad Social y en el cual se accede a la atención médica privada.

De esa forma se obtienen todos los beneficios propios de la sanidad privada como su inmediatez, posibilidad de elegir médico, entre otros.

La póliza es el documento contrato en donde vendrán todas las condiciones, la forma de pago, las coberturas, etc.

¿Qué es un seguro médico privado?

Sabiendo en qué consiste la póliza, podríamos definir que un seguro médico privado es un contrato. Este obliga al pago de una prima, con el fin de obtener las prestaciones de servicios sanitarios.

El contrato se hace entre la compañía aseguradora y el tomador. Será justamente en la póliza en donde queden estipuladas todas las condiciones.

Al contratar seguros de salud tendremos asistencia del cuadro médico privado. Así el tomador puede elegir en qué Centro Médico se quiere atender y con qué profesional. Todo ello sin necesidad de pasar por el profesional de atención primaria.

También se cubren la mayoría de los servicios o pruebas complementarias que se envíen. Dependiendo de las condiciones se puede llegar a incluir un seguro dental.


Consulta cómo tener el mejor Seguro para cuidar de tu salud y de la de los tuyos

Seguros de salud baratos


¿Cómo funciona el seguro de salud?

El funcionamiento de un seguro de salud es similar al de cualquier otro seguro. Se debe de pagar una prima para poder tener las coberturas que se detallan en la póliza.

Como en cualquier tipo de seguro, existen distintas modalidades que hay que elegir. Eso es lo que va a determinar el tipo de coberturas o la prima a pagar.

Seguros de salud sin copagos y sin carencias

Esta modalidad consiste en que se hace un pago fijo y el tomador del seguro puede acceder a todos los servicios sin límites. No hará falta que asuma ningún coste adicional cuando acuda a algún servicio médico.

Generalmente se incluyen todo tipo de pruebas diagnósticas, consultas, análisis, intervenciones quirúrgicas, hospitalización, etc.

Puede que haya alguna especialidad en donde se incluya una limitación en concreto, como por ejemplo, en fisioterapia.

Además, en muchos de ellos no se incluye el período de carencia. Este es el período desde el alta a unos meses para poder recibir asistencia. La carencia es muy diferente de un seguro a otro por lo que aquí debes de informarte muy bien de los plazos.

Seguro médico con copagos

Aquí se va a asumir una cuota mensual, pero será mucho menor al caso anterior de sin copago. Lo que sucederá es que cada vez que se vaya a realizar una prueba médica deberá de pagar un pequeño importe. Lo mismo en las consultas médicas.

Es ideal para los casos en los que no se utilizan mucho los servicios médicos.

Seguro médico baremado

Es similar al anterior. La persona paga una cuota mensual y asume un coste cada vez que va a utilizarlo. La diferencia está en que la cuota a pagar es más baja, pero tiene un coste variable el pago de los servicios.

Seguro médico reembolso

Son de los más completos que existen. Podrás encontrar la modalidad mixta en donde se tienen todos los servicios de un seguro médico sin copago. Pero, además, se le añade la opción de reembolso para visitar profesionales fuera del cuadro médico.

En la modalidad de reembolso no se tiene ningún cuadro médico concreto, sino que se reembolsa casi la totalidad de la factura después de ir al médico.

Existen otras modalidades como un seguro médico sin hospitalización o el clásico seguro dental.

Tips para contratar un seguro de salud

Los siguientes son algunos consejos que puedes aplicar para elegir cuál es el mejor seguro médico para ti.

Determina tus necesidades

Si tienes muy claro cuáles son tus necesidades médicas te será más fácil decidirte por uno de los anteriores. Esto quiere decir, por ejemplo, si te interesa que sea una póliza familiar o individual.

También el presupuesto que tengas destinado, pues quizás te interesa algo económico para ciertos momentos o quieras uno de los seguros de salud sin copagos para no tener que pagar nada extra.

Comparar aseguradoras

Las comparaciones previas a la contratación son necesarias. Así es como vamos a ver las diferencias entre una aseguradora u otra.

Si decides hacer la contratación con una Correduría de Seguros lo tendrás más fácil. El experto seleccionará al menos tres opciones con el fin de que decidas cuál deseas contratar. Todas ellas teniendo en cuentas tus necesidades por lo que podrás estar tranquilo en la definición.

Elección a largo plazo

Lo mejor es plantearse que sea un seguro a largo plazo. Esto tiene que ver mucho con el concepto de carencia que tienen los seguros de salud.

Si decides contratar seguro médico online posteriormente para cambiarte podrías tener inconvenientes. Más que nada porque te podrían hacer esperar unos meses para disfrutar de algunos servicios. 

Conoce el cuadro médico y los centros de salud

Hemos visto que una de las grandes ventajas de contratar un seguro de salud es elegir el profesional. Si ya tienes a un médico concreto que te gusta es bueno revisar cuál es el cuadro médico ofrecido.

De esa forma, vas a saber si es el seguro adecuado para ti o no. Lo mismo con el centro de salud. Si te gusta un hospital concreto por cercanía o lo que sea, es bueno saber si se incluye o no.

Pregunta tus dudas

Es normal que si es la primera vez que contratas un seguro de salud tengas dudas. Pregunta todo lo que quieras para que no haya inconvenientes.

Recibe asesoramiento y presupuesto Gratis!

¿Por qué es importante un seguro de salud?

Obtener los beneficios de la salud privada frente a la Seguridad Social es uno de los grandes motivos para hacerlo.

El tiempo de espera en la actualidad en la Seguridad Social es bastante largo. Con el seguro médico privado la espera desaparece.

También se trata de tener un seguro complementario para realizar pruebas, hospitalizaciones y lo que haga falta.

La rapidez y la eficacia son dos puntos sumamente fundamentales que impulsan a contratar un seguro de salud privado.