Consejos saludables de MV Aseguradores – Parte I

Escrito por Equipo de redaccion de MV Aseguradores el . Posteado en Noticias

consejos saludables de mv aseguradores

En MV Aseguradores te traemos algunos consejos saludables, desde nuestros especialistas en Seguro Médico, es una serie de artículos dedicados a cuidar tu salud. Nuestro objetivo es ayudarte a que, con unos pequeños tips, hagas tu vida más sana y por tanto, más larga.

MV Aseguradores te da Consejos Saludables

En este primer artículo te hablaremos de dos aspectos vitales para cuidarte: Tu Mente y tu Corazón. Sigue leyendo porque lo que viene te interesa a ti y a todos.

Cuidando tu mente

Todos tenemos momentos de estrés en los que nuestra mente vaga entre preocupaciones. Podría ser porque tenemos delante una gran presentación en el trabajo, unos duros exámenes, o antes de una visita al médico. Todos podemos incluso tener una sensación inminente de temor y ansiedad a pesar de que no tengamos motivos para preocuparnos. Pensamientos como estos pueden ser perjudiciales para nuestra salud, porque afectan no sólo a nuestro bienestar psicológico, sino también nuestra salud física.

La Atención Plena es vivir "en el momento." Se trata de estar comprometido con lo que estamos haciendo en este momento en lugar de distraernos por el pasado o el futuro. Nos ayuda a involucramos intencionadamente con lo que estamos haciendo y notamos cuando nuestra mente se distrae en otro lugar.

En momentos de ansiedad y estrés, la Atención Plena puede convertirse en una herramienta útil y cuanto más se practique, mucho mejor. Te decimos cuatro formas de iniciar la práctica de la atención plena.

Observa tu respiración

Observar nuestra respiración es la manera más fácil de empezar. Toma nota mientras inhalas y exhalas, sintiendo tu pecho sube y amplía en la inhalación y la baja y se contrae al exhalar. Ahora intenta alargar la respiración, contando hasta cinco a medida que inhalas y luego hasta cinco mientras exhalas. A continuación, trata de acortar la respiración y notar la diferencia en cómo se siente tu cuerpo. Cuando prestamos atención a los ritmos naturales de nuestro cuerpo, nos involucramos con el momento presente, que es la esencia de la atención.

Toma conciencia

Ser conscientes de nuestros pensamientos, sentimientos y el mundo que nos rodea es un paso fácil de dar y que podemos practicar todos los días. En lugar de ir a la deriva y en piloto automático en tu próximo viaje hacia el trabajo, por ejemplo, intenta sintonizar las minucias de la vida que hay a tu alrededor. Siente los objetos que pasan, tomar nota de cada paso que das, observa la cara de la gente y el lenguaje corporal, y siente el aire que se mueve alrededor de tu cuerpo al caminar. Cuando lo hagas y llegues al trabajo, observa cómo te sientes en comparación con los días en que has ido en piloto automático.

Déjalos ir

Observa los pensamientos que pasan por tu mente y da un paso consciente de nuevo para verlos pasar por delante, como si fueran transeúntes. En lugar de tratar de cambiar o preocuparte por estos pensamientos, obsérvalos flotar. Así aprendemos a notar cuando los pensamientos están asumiendo el control y a darnos cuenta de que no tienen que controlarnos.

Practicar la auto-compasión

Cuando sentimos compasión por los demás, sentimos bondad hacia ellos, empatía y un deseo genuino de ayudar a aliviar su sufrimiento.

Sin embargo, cuando nosotros mismos nos enfrentamos a las mismas circunstancias, solemos tratarnos de manera muy diferente. En lugar de reprenderte por no conseguir ese trabajo o no ir al gimnasio temprano por la mañana, háblate a ti mismo como si fueras un amigo y practica la auto-compasión. Cambiarás dolor y fracasos por amabilidad y cuidado.


Deja que te cuiden. Nuestro Seguro Médico lo hace por ti

SEGURO DE SALUD


Cuida de tu Corazón

En los últimos decenios, se han realizado muchos progresos en la comprensión, tratamiento y diagnóstico de las enfermedades cardiovasculares, lo que ha llevado a una reducción en el número de casos totales en el mundo. Sin embargo, la enfermedad cardíaca sigue siendo una de las principales causas de muerte, De hecho, uno de cada tres de nosotros podemos morir de una enfermedad relacionada. Sin embargo, hay muchas formas sencillas que todos podemos aplicar para reducir nuestro riesgo de la enfermedad.

Evitar fumar y a los fumadores

Fumar es el factor de riesgo más fácil de prevenir de la enfermedad coronaria. Cualquiera que fume una media de 25 cigarrillos al día, el riesgo de sufrir un ataque al corazón aumenta cuatro veces. Pero, aunque tu no fumes, el hecho de convivir con personas que, si lo hacen, también es un gran riesgo para tu salud. A pesar de ser fumador pasivo, el riesgo de contraer la enfermedad coronaria aumenta cerca de cuatro veces.

Limita el colesterol malo

El colesterol es una sustancia grasa (un lípido) que tu cuerpo necesita para funcionar normalmente. Si tu médico te da la mala noticia de que tus lecturas de colesterol son altos, significa que los niveles de colesterol malo en la sangre conocida como lipoproteína de baja densidad o LDL son más altos que las recomendadas. Además de colesterol malo, también hay colesterol bueno o lipoproteína de alta densidad. Éste es el que te ayuda a eliminar los depósitos de grasa de la pared arterial. Por lo tanto, vigila lo que comes e infórmate de qué alimentos poseen colesterol malo (normalmente las grasas animales).

Mira lo que hay en tu plato

Los nutricionistas recomiendan al menos cinco porciones de 80 gramos de frutas y verduras al día para prevenir enfermedades crónicas. También aconsejan reducir la ingesta de sal en la dieta (actualmente de 9 a 12 gramos por día) a 6 gramos por día, lo que podría tener un gran impacto positivo sobre la presión arterial. Para mantener los niveles saludables de colesterol, los nutricionistas también recomiendan la sustitución de grasas y mantequilla de origen animal por grasas monoinsaturadas, como el aceite de oliva y el aguacate, además de grasas poliinsaturadas, como el aceite de girasol y aceite de pescado. El intercambio de estas grasas ayudará a disminuir la presión arterial y reducir la acumulación de grasa en las arterias.

1. La comprensión de la Alimentación

Nuestros cuerpos se componen de muchas decenas de miles de diferentes moléculas químicas, y los alimentos que comemos deben contener suficiente materia prima para que nosotros podamos producir estas moléculas, para que podamos funcionar mejor.

Estas materias primas se presentan en forma de nutrientes. Los nutrientes se dividen en dos categorías: macronutrientes y micronutrientes. Los micronutrientes son las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades para ayudar con el metabolismo, el crecimiento y el bienestar general, mientras que los macronutrientes son los nutrientes que el cuerpo necesita en cantidades mucho más grandes y que nos proporcionará la energía que necesitamos para vivir. Estos consisten en grasas, proteínas e hidratos de carbono.

Las proteínas y los hidratos de carbono proporcionan cuatro calorías por gramo, mientras que la grasa proporciona nueve calorías por gramo.

Esto lo puedes comprobar en las etiquetas de los alimentos que compramos y que nos dicen el porcentaje de cada nutriente que contiene el producto y la cantidad total de energía. Además de proporcionar energía, los tres macronutrientes tienen otras funciones importantes en el cuerpo.


El mejor consejo es el que te da un Nutricionista y Endocrino

Ahora puedes tenerlos por menos de lo que piensas

SEGURO DE SALUD


Las proteínas

Tenemos que comer proteínas, principalmente porque podemos fabricar nuestras propias proteínas. Deshacemos las proteínas de los alimentos en las moléculas que las componen, llamadas aminoácidos, y luego conectamos los aminoácidos de reserva otra vez para cubrir nuestras propias necesidades.

Hay alrededor de 20 aminoácidos diferentes, y ocho de ellos están etiquetados como "esenciales", ya que el cuerpo no puede producirlos por sí mismo. Por lo tanto, deben provenir de los alimentos que comemos. Las proteínas desempeñan múltiples funciones en el cuerpo y son un componente esencial de los músculos y otras estructuras, como el pelo y las uñas.

La grasa

Aunque le vamos a dedicar la segunda parte de este artículo, comentar que comer una pequeña cantidad de grasa es esencial: La grasa que comemos se descompone durante la digestión en unidades más pequeñas llamadas ácidos grasos, y tu cuerpo las deshace en componentes más pequeños para un buen uso en la construcción de las membranas celulares, la absorción de vitaminas, y transformar en energía.

Los hidratos de carbono

Los carbohidratos son la fuente principal de combustible del cuerpo dado que convierten en glucosa (azúcar), que se absorbe en el torrente sanguíneo para obtener energía. A partir de ahí, la glucosa entra en las células del cuerpo con la ayuda de la hormona llamada Insulina. Un carbohidrato es un término general que incluye varios tipos de azúcares, almidón y fibra. El azúcar se encuentra de forma natural en algunos alimentos, incluyendo frutas, miel y leche, mientras que otras formas de azúcar, como el azúcar de mesa, pueden ser añadidas a los alimentos. Los alimentos que incluyen almidón son el pan, arroz, patatas y pasta; y proporcionan una liberación lenta y constante de energía, mientras que la fibra sólo se encuentra en alimentos que provienen de plantas y ayuda a mantener los intestinos sanos.

2 La Comprensión De Grasa

La grasa ha sido demonizada en los últimos decenios por causar que engordemos y por un aumento en el número de personas que sufren de enfermedades crónicas como la diabetes y enfermedades del corazón. Sin embargo, hay más en la grasa de lo que parece; sin ella, nuestros cuerpos no podrían funcionar. La grasa (así como los hidratos de carbono y proteínas) es un macronutriente necesario para mantener un cuerpo sano y con energía.

La grasa se descompone y se utiliza en todo el cuerpo siendo esencial para la estructura de las paredes celulares, la producción de ciertas hormonas, y la absorción de las vitaminas A, D, E, y K, funciones esenciales para la vida humana. Los conceptos erróneos acerca de las grasas provienen de sus diferentes tipos, a veces etiquetados como "grasas buenas" y "grasas malas".

Las grasas malas

Las grasas se clasifican como saturadas, monoinsaturadas o poliinsaturadas, en función de la estructura química de los ácidos grasos que contienen. Saturada es la grasa "mala" y es la que nos podemos encontrar en tartas, pasteles, galletas y que es perjudicial para la salud. En la década de 1980, apareció un nuevo tipo de grasa, las grasas trans, para producir margarinas. Este tipo de grasa a menudo se dice que es el peor de las grasas, ya que aumenta los niveles de colesterol y pueden conducir a enfermedades del corazón.

Las grasas buenas

Insaturadas o "grasas buenas" no sólo nos proporcionan los ácidos grasos esenciales que nuestro cuerpo no puede producir por sí mismo, sino que también ayudan bajar los niveles de colesterol. Las grasas buenas son monoinsaturadas y poliinsaturadas. Estas grasas están a temperatura ambiente en estado líquido y, a menudo, proceden de plantas. Las grasas monoinsaturadas las encuentras en los aguacates, aceite de oliva y frutos secos, mientras que las grasas poliinsaturadas provienen de pescados, verduras de hoja verde y las semillas. La mayoría de nosotros no comemos lo suficiente grasas buenas. Y no, el aceite de oliva no vale para cocinar, debe ser en crudo.

El almacenamiento de grasa

Sólo 1 g de grasa proporciona nueve calorías, en comparación con las cuatro calorías por gramo de la proteína y las cuatro calorías por gramo de los hidratos de carbono, por lo que la grasa es una forma valiosa de energía para el cuerpo.

Sin embargo, los problemas se producen cuando ingerimos más energía que la que nuestros cuerpos requieren; este exceso de energía se almacena como grasa. La cantidad de energía que necesitamos cada día se no es otra cosa que nuestro gasto energético diario, que es una suma de nuestra tasa metabólica basal (la energía de nuestro cuerpo utiliza para hacer sus funciones primarias), el efecto térmico de los procesos digestivos en nuestros cuerpos (hacer la digestión) y el gasto de energía de cualquier actividad física que hayamos hecho ese día.

Si consumimos más calorías en un día que nuestro nivel de mantenimiento, vamos a almacenar el exceso de energía en forma de grasa. Esto nos da la fórmula mágica para que cualquiera (sin un problema médico) adelgace: La suma de la energía que quemas al día debe ser mayor que la suma de las calorías que ingieres.

Por eso, un poco de ejercicio diario y una dieta sana, hace a cualquiera adelgazar.

El Cuidado de tu Hígado

Como parte del sistema digestivo, el hígado es el órgano sólido más grande del cuerpo, situado en la parte superior derecha de nuestro cuerpo, justo debajo de las costillas. Interviene en más de 500 funciones, pero sus principales misiones incluyen la eliminación de toxinas y filtrar la sangre, lucha contra las infecciones, la producción de productos químicos necesarios para la digestión y Almacenamiento de glucógeno (reservas de energía del cuerpo) y las vitaminas A, D, E y K.

Sorprendentemente, es el único órgano visceral con capacidad de regenerarse. El hígado puede regenerarse en tan sólo de 8 a 15 días. Sin embargo, debido a su importante papel en el cuerpo, los problemas en el hígado pueden tener consecuencias graves para la salud en general. Muchos millones de personas, tienen alguna forma de enfermedad hepática, y ese número va en aumento, lo que afecta la salud y el bienestar de muchos miles de personas cada día. Hay maneras en las puedes ayudar a tu hígado. Te contamos cómo empezar.

1. Controlar la ingesta de alcohol

El hígado descompone las toxinas, incluyendo drogas y alcohol. Pero si la cantidad de toxinas es demasiado alta, el hígado pasará a trabajar en exceso pudiendo dañarse sus células. El consumo excesivo de alcohol es la causa más común de enfermedad hepática en el mundo occidental, y el consumo excesivo de alcohol durante largos períodos de tiempo puede conducir a padecer cirrosis, una condición anormal del hígado en el que el órgano queda marcado de forma irreversible. Para evitar sobrecargar el hígado, haz un consumo moderado de alcohol, hasta 1 bebida al día para las mujeres y hasta 2 bebidas al día para los hombres.

2. Reducir la grasa en la dieta

El hígado es el responsable de la digestión de las grasas del cuerpo, por lo que un exceso de lípidos puede provocar al órgano que trabaje excesivamente. Si eres obeso o con sobrepeso, los depósitos de grasa se acumulan en tu hígado, lo que lleva a la inflamación y cicatrización. Los médicos aconsejan a las personas en riesgo, reducir los alimentos ricos en grasas, controlar el consumo total de calorías y hacer ejercicio regularmente.

3. No a las drogas

La mezcla de drogas con alcohol pone mucha presión en el hígado y en el peor de los casos, puede conducir a insuficiencia hepática. Incluso algunos medicamentos y remedios a base de hierbas, pueden incrementar el estrés también en el hígado si se toman en exceso o mezclado con otros medicamentos. En caso de duda, consulta a tu médico o farmacéutico.


El cuidado de tu Salud empieza por el autocotrol y con la ayuda de profesionales médicos. Pregúntanos cómo tener el mejor seguro de Salud al mejor precio.

SEGURO MÉDICO


El uso de Alimentos como Medicina

Los alimentos han sido utilizados como medicina desde hace miles de años ayudando a crecer, sanar, reparar y vivir mejor. Más recientemente, los científicos han pasado años de investigación aislando diferentes componentes de los alimentos en un intento de comprender sus funciones y encontrar evidencias de sus propiedades medicinales. Ahora sabemos que los micronutrientes en los alimentos como vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos son esenciales para hacer que nuestro cuerpo funcione.

Es ya una evidencia que ciertos alimentos pueden ayudar a aliviar los síntomas e incluso prevenir algunas enfermedades en países en desarrollo.

1. Los fitoquímicos

Los fitoquímicos son químicos naturales de plantas que tienen cualidades protectoras para nuestra salud. Los científicos todavía están aprendiendo más acerca de fitoquímicos, pero se han demostrado eficaces en la reducción del riesgo de ciertas enfermedades crónicas en desarrollo, incluyendo las cardiovasculares, el cáncer y enfermedades de los ojos.

También sabemos que son los que mejor son absorbidos por el cuerpo cuando se consumen como alimentos enteros en lugar de en los complementos alimenticios, y que se encuentran en estado bruto en frutas, verduras, granos, legumbres, frutos secos, semillas y otras plantas. Muchos fitoquímicos tienen propiedades antioxidantes también, ayudando a estabilizar los radicales libres dañinos en el cuerpo.

2. Prebióticos y Probióticos

Los probióticos son a menudo llamados las "bacterias buenas" porque ayudan a mantener el sistema digestivo saludable al movilizar el alimento a través del intestino. Son microorganismos vivos, con lactobacilos y bifidobacterias los más comunes y se venden normalmente en forma de cápsulas, pero se pueden encontrar en alimentos como el yogur y la leche.

La gente usa probióticos para ayudar a aliviar los síntomas de diversas enfermedades como los problemas gastrointestinales, ciertas alergias y trastornos de la piel. Por el contrario, los prebióticos actúan como un fertilizante para los probióticos, ayudando a que las buenas bacterias crezcan. Son fibras a partir de alimentos vegetales como lentejas y cebollas que el cuerpo no puede absorber o descomponer, y como resultado, sirven como una gran fuente de alimento para los probióticos para crecer, multiplicarse y sobrevivir.

3. Los Súper Alimentos

Los súper alimentos es un término usado originalmente para describir alimentos ricos en nutrientes, pero en estos días, son utilizados más como un término de marketing.

La quinoa, arándanos y aguacates son ejemplos todos de súper alimentos, pero si bien pueden haber recibido esta clasificación hace poco, los tres existen y son consumidos desde hace siglos y muy accesibles hoy día en cualquier supermercado. La quinoa, por ejemplo, es rica en fibra y una buena fuente de vitaminas del complejo B, como lo son todos los granos. Contiene más proteínas y hierro que algunos otros granos, pero también puedes obtener las mismas propiedades nutricionales al comer arroz, por ejemplo.

El Ejercicio para alejar las enfermedades

En todo el mundo, existe el consenso entre los médicos y científicos de la salud que la gente debe reducir al mínimo la cantidad de tiempo que pasan sentados y adoptar costumbres deportivas para ayudar a prevenir y reducir los síntomas de ciertas enfermedades.

La conducta sedentaria es el nuevo mal (como el fumar) indican varios estudios recientes que lo vinculan con enfermedades del corazón, cáncer, diabetes tipo 2, y a problemas de salud mental. La conducta sedentaria se puede definir como los períodos prolongados que pasamos sentados o tumbados sin movernos. Por ejemplo, estar sentado durante horas en la silla en el trabajo o en el sofá en casa.

Si alguna vez has sentido que tu corazón late más rápido, tu respiración se acelera y los músculos de las piernas se cansan cuando subes un tramo de escaleras, el sedentarismo se está haciendo contigo y afectando a tres de los sistemas de órganos del cuerpo: el sistema cardiovascular, respiratorio, y el músculo-esquelético. Los estudios demuestran que el ejercicio cambia las funciones de éstos y la mayoría de los otros sistemas de órganos en nuestros cuerpos.


Empieza a cuidarte dejando que te cuiden y al mejor precio

SEGURO DE SALUD


Podemos ver los efectos del ejercicio sobre el cuerpo de inmediato, pero para notar cambios a largo plazo en nuestra fisiología, hay que repetir una y otra vez una actividad o práctica de ejercicio. La capacidad del cuerpo para cambiar de forma y tamaño en respuesta a la actividad física repetida es un hecho visible, aunque muchos de los cambios sucedan por debajo de la piel.

Los cambios en el corazón son muy importantes. El ejercicio incrementa el gasto cardíaco a través del incremento del ritmo cardíaco y el volumen sistólico (que es el número de veces que el corazón late por minuto y el volumen de sangre expulsada del corazón cada vez que late). A largo plazo, la cavidad del corazón puede crecer en tamaño y volumen, por lo que el corazón se vuelve tan eficiente que puede latir a un menor número de veces por minuto, lo que se traduce en un gasto cardiaco normal. Incluso si haces ejercicio a una intensidad menor, podemos obtener seguir obteniendo beneficios. Numerosos estudios demuestran que el ejercicio regular reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y puede ayudar a reducir la presión arterial en personas con hipertensión.

En nuestros músculos, los vasos sanguíneos nuevos comienzan a crecer como consecuencia del ejercicio regular, lo que significa que más sangre puede fluir a través del cuerpo. Nuestros músculos también se vuelven más eficientes en el uso de oxígeno y nos volvemos más tolerantes a la producción de ácido láctico, por lo que pueden trabajar más duro durante más tiempo. Nuestros músculos también se mejoran con ejercicios de resistencia y de fortalecimiento, tales como el levantamiento de pesas, que puede ayudarnos a fortalecer los huesos, las articulaciones y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la osteoporosis.

Los científicos también están empezando a comprender los efectos antiinflamatorios de ejercicio.

La inflamación es una respuesta homeostática por el cuerpo para protegerse en caso de ataque, y las características de la inflamación en muchas enfermedades crónicas, como enfermedades metabólicas y cardiovasculares. Se cree que, en algunos casos, el ejercicio puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar los síntomas.

Y recuerda, para maximizar los beneficios del ejercicio en tu propia salud, necesitas ejercicios adaptados a tus características físicas específicas.

Comprendiendo los mitos de la nutrición

La Organización Mundial de la Salud informó que más de 1,4 millones de personas en todo el mundo tienen sobrepeso o son obesos.

La dieta es una industria muy popular en la sociedad occidental de hoy, con millones de euros gastados en membresías en gimnasios, suplementos para bajar de peso, dietas, libros y revistas. Cada año, una dieta de moda, se descubre, prometiendo un cuerpo de playa en cuestión de semanas, sin embargo, estas dietas a menudo no están basadas en hechos científicos.

Las dietas funcionan mediante la restricción de la ingesta de calorías, lo que obliga al cuerpo a quemar más energía que la que necesita cada día. Sin embargo, mediante la limitación de la ingesta de calorías, nuestro cuerpo entra en modo de defensa, protegiendo nuestro peso corporal existente y el envío de señales fisiológicas para iniciar la sensación de hambre. Puede ser que seamos capaces de luchar contra estos ataques de hambre a corto plazo, pero los datos científicos sobre las tendencias de las dietas muestran que las personas normalmente vuelven a los viejos hábitos alimenticios a largo plazo y con frecuencia terminan cogiendo más peso aún más.

No hay dietas en carbohidratos

Las dietas que eliminan o reducen severamente los principales grupos de alimentos han sido muy populares durante la última década. La dieta Atkins, por ejemplo, es un régimen que elimina los hidratos de carbono. Estos nutrientes se encuentran en muchos de nuestros alimentos básicos del día a día como las patatas, pastas frutas y verduras y son la principal (y preferida) fuente de energía de nuestro cuerpo.

Todos los alimentos que comemos se descomponen en unidades individuales de la glucosa (un hidrato de carbono en su forma más simple) para producir energía. La energía se utiliza no sólo para ayudar a ejecutar las actividades diarias, sino también a nivel celular, para mantener nuestro el funcionamiento de los sistemas del cuerpo.

La eliminación de este importante macronutriente, probablemente te hará perder peso, pero también puede hacer que te sientas débil y letárgico, por lo que una dieta así, es difícil seguir durante mucho tiempo.

La dieta que funciona

Mientras que las dietas que eliminan grupos principales de alimentos o restringen severamente la ingesta de calorías han sido desacreditadas por los científicos, los planes de alimentación que vigilan la composición de las comidas cuentan con el beneplácito de las comunidades científicas.

Los tres macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas) tienen diferentes efectos sobre el apetito y la comprensión de la composición de estos macronutrientes en nuestro plato puede ser muy útil para cuando queremos comer menos, pero sentirnos llenos. Por gramo, la proteína contiene el mismo número de calorías en forma de hidratos de carbono, sin embargo, la proteína se ha demostrado que aumenta los niveles de saciedad, lo que significa que podemos comer menos y todavía sentirnos satisfecho.

El uso de la Tecnología para tu Salud

Con las nuevas tecnologías vienen nuevas oportunidades, y las industrias médica y de la salud están en medio de una revolución. Desde ofrecer otras formas de predecir, prevenir, detectar y tratar las enfermedades para cambiar cómo y dónde se da la asistencia médica, la nueva tecnología está cambiando la cara del mundo de la medicina como la conocemos.

Aplicaciones de Autoayuda

Hay miles de aplicaciones diseñadas para el cuidado de la salud. Aplicaciones para la diabetes donde las personas pueden registrar sus niveles de glucosa, aplicaciones diarias de fertilidad para parejas que intentan concebir, otras que ayudan a las personas con problemas de salud mental y seguimiento de su estado de ánimo todos los días...

Las apps no sólo nos facultan para atender a nuestros nuestros cuerpos y controlar nuestro propio bienestar, sino que también proporcionan registros útiles que los médicos pueden utilizar para realizar un seguimiento del desarrollo de las condiciones médicas.

Las comunidades en internet no solo son Facebook, YouTube y Twitter, sino que también están las comunidades de salud online donde la gente puede conectarse con personas similares y compartir historias y consejos médicos. Hay una serie de sitios web en donde todo el mundo puede hablar sobre los problemas de salud y encontrar el apoyo de otras personas.


El cuidado de tu Salud empieza por uno mismo y teniendo a tu lado buenos profesionales médicos. Pregúntanos cómo tener el mejor seguro de Salud al mejor precio.

SEGURO DE SALUD


Tecnologías Wearables

Con el desarrollo de tecnologías de dispositivos portátiles que podemos usar o que puede medir determinados niveles casi en tiempo real viene la oportunidad de poder ser monitoreados y recogidos por nuestros médicos de forma remota, evitando la necesidad de que los pacientes vayan a visitar hospitales y sanitarios con tanta frecuencia. Hasta la fecha, los dispositivos tecnológicos portátiles han sido desarrollados para realizar un seguimiento de la presión arterial, los niveles de estrés, peso, y más, y los equipos médicos en algunos hospitales están probando ahora cómo tales dispositivos se pueden aplicar a una escala mayor, lo que ayuda a ahorrar tiempo, recursos, y dinero.

Big data

Grandes cantidades de datos de todo el mundo están siendo recogidos gracias al desarrollo de aplicaciones de la salud y tecnología portátil, y lo que los tecnológicos auguran es que toda esa inmensa cantidad de datos recogida nos ofrecerá una una nueva visión de las tendencias globales de las enfermedades y poder realizar un seguimiento en tiempo real, lo que finalmente puede ayudar al control de infecciones y salvar vidas cuando se trata de brotes de enfermedades.

Cómo envejecer bien

Se estima que la mitad de los bebés que nacen hoy vivirán 100 años o más, como resultado de vivir en una época de mejores servicios de salud, menos estrés, y ambientes más saludables. A diferencia de nuestros antepasados. Convertirse en centenarios está dentro de nuestro alcance, por lo que comprender cómo envejecer bien se está convirtiendo en algo cada vez más importante para ayudar a mantener una buena calidad de vida a medida que envejecemos.

El secreto para envejecer bien comienza a nivel celular. Cada célula de nuestro cuerpo obtiene su energía de los alimentos que comemos y el aire que respiramos, y esto da lugar a subproductos tóxicos llamados radicales libres. La capacidad de nuestro cuerpo para manejar el estrés oxidativo tratando de deshacerse de estos radicales libres es clave en lo bien que nuestros cuerpos envejecen. Pero podemos ayudar a nuestro cuerpo a hacer su trabajo por un estilo de vida saludable.

Nutre tu cuerpo

La masa muscular y la disminución de la fuerza naturalmente se agrava con la edad, y a los 40 años, una persona promedio va a perder su masa muscular a un ritmo de aproximadamente el 1% cada año. Así que a la edad de 70, esto podría significar la pérdida de hasta un tercio de la masa muscular del cuerpo.

Además de comer una dieta equilibrada y saludable y evitar el aumento de peso con la edad, el mantenimiento de la masa muscular nos ayudará a permanecer jóvenes, evitar problemas de movilidad relacionados, osteoporosis, fragilidad, caídas y fracturas. La actividad física prescrita como ejercicio es excelente para mantener la masa muscular, pero cuidando de tus plantas y otras tareas del hogar puedes ayudar en igual medida, ayudándote a mantenerse fuerte.

El movimiento también puede fortalecer muchos de los órganos y sistemas del cuerpo, tales como el corazón y los pulmones . Puedes cumplir con tu cantidad de ejercicio diario caminando a paso ligero durante sólo 30 minutos cinco días a la semana, haciendo un total de 150 minutos.

Mantener el cerebro activo

El cerebro puede ser reconfigurado durante toda la vida, incluso cuando nos hacemos viejos. Esta "neuroplasticidad" del cerebro para ser moldeado y reformado a lo largo de nuestras vidas significa que nunca se es demasiado viejo para empezar a aprender nuevas habilidades. Mediante la generación de nuevas células cerebrales, el mantenimiento de las redes en el cerebro, la apertura de nuevas vías, permaneciendo ágil mentalmente ayuda a prevenir la enfermedad. Y por si esto fuera poco, los estudios muestran que se reduce el riesgo de desarrollar demencia.

Socializar

Los seres humanos somos criaturas sociales que nos necesitamos mutuamente para sobrevivir. La investigación sugiere que las personas que están solas tienen el doble de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y demencia que los que tienen una vida social muy activa, por lo que mantener amistades y salir y conocer a gente nueva es importante a medida que envejecemos.

A nivel celular, al igual que el aprendizaje de nuevas habilidades, la actividad social ayuda a mantener y desarrollar conexiones entre las células nerviosas en diferentes áreas del cerebro. Pero la socialización no sólo significa depender de una red de amigos, ser voluntario en una ONG o ser activo en la comunidad son todas buenas maneras de seguir siendo socialmente activo con la edad.

Hasta aquí nuestro articulo dedicado a los cuidados saludables. Si quieres que te avisemos de las próximas publicaciones, haz clic en el siguiente enlace: SUSCRIPCIÓN

Compañías Aseguradoras y Seguro de decesos - Parte II
Compañías Aseguradoras y Seguro de decesos - Parte I

Etiquetas:,

seguros de autocaravanas confianza onlineconfianza online mvaseguradores

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí."

ACEPTAR
Aviso de cookies